domingo, 21 de diciembre de 2014

El recuerdo que nunca olvida

Toda una vida para volver al inicio
tanta mujer con alma de niña,
tanto olvido imposible
tanto alejarte para permanecer;
me llamas y tiemblo
me hablas y sueño,
todo aquello que creía dormido encuentra su latido en tu voz
y desde que te fuiste todo ha dormido hasta hoy
todo te ha esperado con quieta desesperación.
Y anhelo tu respiración y tu aliento, 
tus manos sobre mi espera descubren que tienen memoria
que siguen encendiéndose entre tus dedos
que sigues siendo el dueño de esta hoguera,
el único capaz de encender cenizas.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Destino

Hoy necesito esta quietud que solo me trae escuchar su canto
ese silencio entre melodías y lamentos que desliza cada lágrima
enjuagando cada minuto que quedó ahogado en la inercia del dolor.
Fin de una semana con sabor a fin del mundo y yo devastada, 
arañando el calendario, arrimándome a la rastra hacia el rastro de lo que fuimos,
amando tu recuerdo y amándome a mí misma enamorada enlazada a tu mano
en aquellos anocheceres en que el tiempo no nos había mostrado 
el verdadero rostro de la vida.
Finjo que te creo solo para recrearte en este anhelo de aferrarte al presente,
descreo de este sentimiento de extrañeza que me causa tu rostro signado 
por el implacable paso de los años y empecinada encuentro la misma mirada
que de amor hacía temblar cada diminuto espacio de mi alma.
Rompecabezas desordenado es tu vida y la mía, mezcla absoluta, infinita,
piezas perdidas, irrecuperables, escondidas por el maldito juego del destino.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Simulacro de olvido

Papeles escritos que solo llevan tu nombre y tan absurdamente nunca leerás,
desvelos y silencios repletos de tu imagen grabada en la retina y en el alma;
hoy al fin siento que corres por mis venas y te marchas a Nunca Jamás,
y cada parte de mi ser vuelve a ocupar su lugar, dejas de dolerme en todo el cuerpo,
te dejo marchar y tu huyes cual prisionero temiendo ser advertido de su emboscada.
Te vas dejando tantas heridas que cerrar aunque seguro otros vendrán a remendar tus huellas
y ya tan solo en la distancia dejarás de quemarme y dejaré de esperarte.
Volveré a sonreír sin que en mi garganta la angustia me asfixie,
volveré a suspirar sin nombrarte,
volveré a mirar estrellas sin desearte...
volverás y este punto final será una coma,
solo una pausa y de nuevo el inicio
caminar de nuevo al borde de la vida
al borde del precipicio.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

A vos que nada sabés

Amarte y olvidarte al mismo tiempo
borrarte de esta vida que nunca palpitó tu corazón
arrancarte del alma que hiciste vibrar
mirarte a los ojos, besarte y deshojarme al verte marchar.
Y vos que no sabés nada de esta locura que te nombra
en cada comienzo de canción,
y yo que nada puedo hacer para que tu nombre
se borre de mi razón.
Triste es la esperanza infinita
pues si de amor nadie muere,
de falta de amor nadie sobrevive.

jueves, 18 de julio de 2013

Corazón Adolescente

Quisiera ser adolescente...
adolecer de la verdad absoluta que me impide lanzarme
a la locura de viajar hasta encontrarte
solo para besarte;
adolecer del miedo que ahora me impide llamarte,
escucharte y decirte TE AMO;
adolecer de la falta de tiempo y caminar nuevamente
de la mano sintiendo que tus brazos son la certeza de que el amor existe;
adolecer de esa mirada que todo lo juzga y que derrumba
toda posibilidad de ingenuidad;
adolecer de la impaciencia que me quitó las ganas de esperar hasta el amanecer
para ver el sol reflejado en tu rostro;
adolecer de la madurez que me grita al oído que las estrellas fugaces no cumplen deseos;
adolecer del escepticismo que me roba la fantasía de creer en las casualidades
que me llevan a encontrarte en los lugares y en los momentos menos pensados.
Quisiera ser adolescente, quisiera adolecer, amanecer, creer, verte volver.

viernes, 28 de junio de 2013

Cuando vuelves

De nuevo verte, escucharte, tocarte, sentirte, amarte...
y de nuevo latir, soñar, elevarse, encontrar el sentido de vivir,
de esperarte, de ser tu destino, tu final, tu llegada
y de nuevo las ganas de reir, de volar, de escribir.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Delirios de madrugada

Arde el amor en los huesos
mientras más se empeña el tiempo en arrancarte.
Me duelen cada noche y cada madrugada
en que me despierto entre sábanas heladas
o entre botellas vacías que se han vaciado sin vos.
Y muerdo el silencio y me enveneno con las horas
que pasan sin tu rastro, sin tu rostro.
No hay remedio que cure tu ausencia,
no hay herida que no cicatrice en tu pecho.
Y te amo, lo digo, lo siento,
sin necesidad de pensarlo
sin posibilidad de evitarlo,
y te busco en cada uno de los besos,
cuando cierro los ojos y solo siento el aroma de tu piel.
Te amo, lo sé, lo palpito en cada parte de mi cuerpo que te ansía;
y me duermo, te sueño, te recorro, incansable,
sabiendo que en segundos te pierdo, te vas, despierto
ya lo sé, no estás, no sos, solo soy, sin vos, sin nosotros,
con esta vida sin tu voz, con mis sueños y mi destino en tus manos,
sin tus brazos, sin tus besos ni tu adiós.







viernes, 5 de abril de 2013

Amantes

Me bajo del taxi, casi corriendo, intentando que los segundos no se me escapen
y te encuentro, sonriente, con la misma prisa;
y el ruido se convierte en la melodía que siempre escucho cuando te veo
y a punto de encender el tiempo y hacer de esta tarde una hoguera
tomados de la mano, con algo de vértigo, me animo y doy el salto,
de nuevo estoy entre tus brazos
y recorro los añorados espacios ajenos que pronto comprenden que no tienen dueño
y la tarde cae entre mis piernas mientras me encuentras a punto de estallar
y nos amamos, olvidamos el mundo y lo que nos duele,
las mentiras se hacen verdades cuando las leo escritas en tu piel
aunque luego debas borrarlas con la triste realidad que nos separa.
Te veo mirarme, te observo mientras piensas y sabes que esto no es para siempre,
que el miedo poco a poco va venciendo
y nuestra historia solo es una copa de cristal en medio de una batalla,
poco puede durar...
pues sería muy dura la condena,
aunque sepamos que no más amarga que nuestra despedida;
y decidimos trazar un pacto de silencio y distancia,
de miradas perdidas que no puedan delatarnos
y todo es muy claro, debemos olvidarlo, olvidarnos,
hacer de cuenta de que la dulce realidad de nuestros cuerpos enlazados fue solo un mal sueño,
una trampa en la que caímos sin pensar más allá de los instintos.
Salgo a la calle, me ves partir, recuerdo tu último beso, me siento morir,
camino bajo la lluvia ocultando tras sus gotas mis lágrimas,
sé que en tu cuerpo dejé mis promesas aunque con ellas haya dejado mi alma,
y levanto la mirada, se desangra mi pecho, comprendo que el deseo a veces nos traiciona,
siento tu susurro, tu mirada sobre mi espalda, me detengo a punto de girar y  de volver para abrazarte,
para besarte una vez más, para no dejarte ir sin mis pasos, para no fingir de nuevo indiferencia,
pero ya es tarde, en mi bolsillo una llamada me devuelve a mi vida,
a esa misma en la que te encuentras pero disfrazado de mentiras
en la que te sonrío sin mirarte, sin mirarnos,
sin que el mundo se dé cuenta de que la conciencia nos arde.







miércoles, 13 de marzo de 2013

Última sesión

Lo suyo es grave...
¿Sabe que esto no es más que producto de sus fantasías y que nadie en su sano juicio puede vivir de ensoñaciones? Las noches de insomnio se deben meramente a la falta de voluntad que usted manifiesta para resolver este conflicto que la mantiene en vigilia también de día, porque lo suyo no pasa solo por no poder conciliar el sueño sino que ya no logra concentrarse en sus actividades habituales, en su rutina de trabajo, en sus quehaceres domésticos indispensables para la vida diaria...¿Entiende que no es "normal" expresar esa sensación de aislamiento del mundo, de asfixia constante, de esperanza eterna?¿Y qué me dice de la falta de apetito...? O de su deseo irrefrenable por salir aquella noche e ir a golpear su puerta con la loca idea de besarlo, de amarlo, de confesarle su amor... ¿Cree acaso que esto es algo que yo puedo aceptar? No, se equivoca, aquí mismo abandono este asunto; a mí no me venga con más divagaciones ni cuentos de hadas con finales felices, abandono aquí mismo las sesiones porque usted no quiere colaborar, no lo ha reflejado en ningún lugar de su discurso y yo no voy a ser cómplice de este delirio de amantes supuestamente hasta ahora desencontrados... ¿Y es que acaso usted cree que lo mío es un abandono de persona... que no me hago responsable de lo que a usted le pueda pasar sino que la dejo librada a su suerte, a sus instintos...?
Bueno, sí, tiene razón, renuncio, renuncio, renuncio, ¡¿Me escuchó bien...?! ¡¡¡Renuncio!!! No soporto más la idea de verla llegar con su sonrisa cada mañana tan solo porque soñó con él, ni con sus lágrimas cada vez que oyó su voz o con su nostalgia cada vez que lo recuerda ni mucho menos con sus pasiones y anhelos prohibidos cada vez que lo desea, se me hace insostenible la idea de tomarle la mano en este camino y llevarla hacia un futuro mejor, no puedo ni quiero ser quien alimente sus fantasías, aquí mismo la despido y le pido por favor que no regrese, que no me atormente con sus llamados de media noche preguntando qué hacer cuando una y otra vez su imagen regresa, cuando se arrepiente de cada vez que no hizo más que tocarlo sin que él se diera cuenta, o de aquellas en que las miradas de fuego lo atravesaron pero luego la cobardía fue mayor. Adiós, no puedo más de amor, no vuelva a buscarme, desde hoy y para siempre dejo de habitar su cuerpo, desde hoy y para siempre considérese una mujer sin latidos, deshabitada de todo signo vital, dejo de ser su corazón, me venció, me estrujó sin piedad, me agigantó de deseos desmedidos que nunca cumplió, siga sin mí, viva sin mí o mejor dicho, muera sin mí.